Relación entre el estrés crónico y el cáncer

¿El estrés crónico podría tener relación con el desarrollo del cáncer?

La relación entre el estrés crónico y el cáncer se está estudiando desde hace varias décadas. El cáncer, en definitiva, es una alteración biológica y genética que producen el crecimiento descontrolado de las células de nuestro organismo.

Pero ¿Por qué el cáncer es una enfermedad genética? 

El cáncer, en esencia, se produce por mutación (o alteración) de genes dentro de cada célula. Estas mutaciones, a su vez, pueden heredarse al momento del nacimiento a partir de nuestra ascendencia; o bien se pueden adquirir a lo largo de la vida. As mismo, las mutaciones adquiridas representan el 80 – 100% de los casos según el origen de cada uno de los cánceres.

¿Por qué los genes pueden mutar a lo largo de la vida y generar un cáncer?

La principal causa podría ser la inflamación crónica, a lo largo del tiempo, de las células y su medio ambiente que las rodea.

Aquí entrarían en juego los factores tradicionales de inflamación como el cigarrillo, el sol o la alimentación con una alta concentración en grasas; siempre que estos estén mantenidos a lo largo del tiempo.

Sin embargo, el termino “estrés crónico”, puede que vaya mucho más allá de los factores antes mencionados. Así, otras situaciones externas adversas mantenidas en el tiempo podrías estar relacionadas con el estrés crónico asociado al desarrollo del cáncer. Algunos ejemplos podrían incluir a la muerte de algún familiar querido, una mala relación con algún miembro de la familia o amigo, una situación adversa en el trabajo, o cualquier problema no resuelto que genere un elevado nivel de preocupación.

De todas formas, es importante mencionar que todos los factores que generan estrés crónico asociados al desarrollo del cáncer tienen que estén presentes a lo largo del tiempo y no ser algo pasajero. Y es aquí donde el sistema inmunológico juega un papel fundamental.

En este sentido, numerosos estudios científicos han observado que las células tumorales tienen una elevada concentración de receptores para ciertos neurotransmisores asociados con el estrés fisiológico como, por ejemplo, la adrenalina. Esta última, normalmente elevada ante cualquier situación externa de estrés.

Es por esto por lo que una buena forma de prevenir el cáncer es evitar o controlar todos aquellos factores externos antes mencionados que lleven a un estado de estrés crónico mantenido en el tiempo.

Mucho se investiga y se habla de los nuevos avances en el diagnostico y tratamiento del cáncer; cosa que es tan importante como esencial. Sin embargo, es igualmente importante y relevante el identificar y controlar aquellos factores que generen estrés crónico, con el objetivo de reducir la posibilidad de desarrollar el cáncer a lo largo de la vida.

About the Author :

Leave a Comment

Abrir chat

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH