Cáncer de ovario

Cáncer de ovario: síntomas, diagnóstico y tratamiento

cancer de ovario Valencia

¿Qué es el cáncer de ovario?

El cáncer es una enfermedad en la cual ciertas células del cuerpo crecen sin control. Las mujeres tienen dos ovarios localizados en la pelvis, a los lados del útero. La función principal de los ovarios es producir y liberar el óvulo para la permitir la concepción, junto a la producción de hormonas femeninas (estrógeno y progesterona).

Es un tumor de crecimiento muy rápido por lo que se diagnostica en etapas avanzadas, cuando la enfermedad se encuentra extendida por la cavidad abdominal y pélvica, en casi el 80% de los casos.

Prevención frente al cáncer de ovario

¿Se puede detectar tempranamente el cáncer de ovario?

A día de hoy, no existen pruebas confiables para detectar el cáncer de ovario en etapas tempranas, antes del inicio de los síntomas del paciente.

Es importante recordar que la citología no sirve para la detección temprana del cáncer de ovario. Su función es detectar las lesiones pre-malignas del cérvix uterino o el cáncer de cérvix en etapas muy precoces.

En estos momentos existen múltiples estudios que se están llevando a cabo con el fin de descubrir nuevos moléculas en sangre que puedan ser útiles para el diagnóstico temprano de la enfermedad. Esto es de vital importancia puesto que la efectividad de los tratamientos aumenta significativamente cuando el cáncer de ovario se detecta en etapas tempranas, con la enfermedad está sólo en los ovarios.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el desarrollo del cáncer de ovario?

El cáncer de ovario se suele presentar alrededor de los 60 años de edad.

Cada año, se diagnostican aproximadamente 3.000 mujeres con cáncer de ovario en España. Este, representa la 4ª causa de cáncer más común entre las mujeres.

Si bien es difícil encontrar una causa específica del cáncer de ovario. Estos son alguno de los principales factores que podrían aumentar el riesgo de padecerlo:

  • Edad: alrededor de los 55-60 años.
  • Uno o más familiares de primer grado (madre, hermana, hija) o de segundo grado (abuela, tía) afectado, tanto del lado materno como paterno.
  • Tener cáncer de útero, mama, colon-recto.
  • Ascendencia hebrea europea del este (Ashkenazi).
  • No haber sido madre (nuliparidad).
  • Predisposición hereditaria: aproximadamente el 10-15% de los tumores de ovario son hereditarios. Esto significa que se transmiten de una generación a otra por medio de mutaciones genéticas específicas. La causa más común de cáncer de ovario hereditario es la mutación de los genes BRCA1 y 2.
  • Endometriosis

El hecho de tener alguno de los factores de riesgo anteriormente mencionados no significa que la mujer vaya a tener un cáncer de ovario en el futuro, sólo que es necesario comentarlo con su ginecólogo.

¿Qué tengo que hacer para prevenir el cáncer de ovario?

Si bien no existen formas específicas de prevención del cáncer de ovario, algunas de las siguientes medidas podrían ayudar a disminuir el riesgo:

  • Tomar anticonceptivos orales durante más de cinco años.
  • Realizar una ligadura de trompas, extirpación de ambos ovarios o histerectomía.
  • Haber tenido hijos.

Diagnóstico del cáncer de ovario:

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de ovario?

Las mujeres con cáncer de ovario limitado a los ovarios, suele ser asintomática y diagnosticarse con una ecografía de rutina o mediante un examen físico. Sin embargo, el cáncer de ovario generalmente causa síntomas en las mujeres con etapas avanzadas de la enfermedad. Estos síntomas son muy inespecíficos y suele ser difícil orientar a la causa de la enfermedad. Alguno de ellos incluye:

  • Sangrado vaginal: particularmente durante la menopausia.
  • Dolor o presión en la región de la pelvis o abdomen.
  • Dolor de espalda.
  • Hinchazón, que es la sensación de distensión o de “estómago lleno”.
  • Sensación de saciedad con pocas o mínimas cantidades de comida.
  • Cambios en el ritmo de evacuación intestinal (diarrea o estreñimiento) o en el ritmo de micciones (quemazón al orinal, aumento de la frecuencia y disminución de la cantidad de orina).

Estos síntomas son inespecíficos, lo que significa que también pueden ser causados por otras enfermedades distintas al cáncer de ovario. Sin embargo, es muy importante que las mujeres sepan que cualquier cambio en relación a los síntomas antes mencionados, debe alertarla para consultar con un médico.

¿Qué procedimientos pueden ayudar al diagnóstico del cáncer de ovario?

Examen pélvico: Esto puede alertar sobre la presencia de un quiste de ovario o de nódulos más profundos en la pelvis.

Ca 125: se determina mediante un examen de sangre. El valor de dicho marcador se eleva frecuentemente en mujeres con cáncer de ovario en etapas avanzadas. Sin embargo, cuando la enfermedad se encuentra limitada al ovario, el valor del marcador tumoral puede ser normal.

Por lo tanto es importante tener en cuenta también otros factores clínicos. Además, el Ca 125 se encuentra aumentado en otro tipo de tumores (útero y del tubo digestivo) o incluso bajo condiciones fisiológicas como la menstruación, el embarazo o el estrés.

Diagnóstico local y de extensión de la enfermedad

  • Ecografía ginecológica: permite diferenciar las características del quiste de ovario en relación al tamaño, presencia de áreas sólidas, o papilas.
  • Tomografía axial computada: se realiza de rutina previo a cualquier tratamiento oncológico para determinar la extensión de la enfermedad fuera del órgano afectado: ganglios linfáticos, órganos abdominales o de la cavidad torácica. Se realiza habitualmente con contraste oral e intravenoso.
  • Colonoscopia, gastroscopia: son métodos opcionales y se emplea en casos seleccionados.
  • PET-TC: es un método que combina el TAC con la medición de una sustancia similar a la glucosa que se inyecta previamente en el cuerpo. Como las células tumorales lo son capaces de captar altas cantidades de glucosa, se pueden evidenciar lesiones sospechosas en dicho estudio.
  • Cirugía: es el paso obligatorio para realizar el diagnóstico final del cáncer de ovario. Sin embargo, existen excepciones en las que se puede realizar una punción de alguna lesión intra-abdominal guiada por ecografía para llegar al diagnóstico y poder decidir el tratamiento final.

Tratamiento del cáncer de ovario:

El tratamiento inicial del cáncer de ovario es el factor más importante para determinar las expectativas de supervivencia de la paciente. El equipo quirúrgico debe estar adecuadamente entrenado para realizar el tratamiento quirúrgico que la paciente requiera.

La decisión final del mejor tratamiento para caso en particular se basa en los siguientes factores:

  • El estadio del tumor.
  • La extensión de la enfermedad.
  • Sus deseos de fertilidad futura.
  • Su estado global de salud.
  • Sus preferencias.

Tratamiento quirúrgico del cáncer de ovario

El tratamiento quirúrgico suele representar el primer paso terapéutico.

Estadificación quirúrgica para tumores de ovario en etapas tempranas.

La estadificación quirúrgica adecuada comprende los siguientes procedimientos quirúrgicos:

  • Histerectomía: extirpación del útero, incluyendo el cérvix.
  • Anexectomia bilateral: este procedimiento acompaña al previamente descripto y consiste en la extirpación de ambos ovarios y trompas (anejos uterinos).
  • Omentectomia: extirpación de un tejido graso unido al intestino grueso
  • Linfadenectomia pélvica y para-aortica: extirpación de los ganglios linfáticos en torno a las principales arterias y venas del abdomen y de la pelvis.
  • Apendicectomia: extirpación del apéndice en casos seleccionados de cáncer de ovario (variante histológica mucinosa)
  • Biopsias peritoneales múltiples: extirpación de pequeños fragmentos (3-4 cm) en varias regiones (8-10) del peritoneo. Éste último es una delgada lámina de tejido que recubre los órganos intra-abdominales y la pared abdominal.

Estamos comprometidos con el desarrollo de técnicas quirúrgicas innovadoras para el tratamiento del cáncer ginecológico, incluyendo los tumores de ovario en estadios iniciales. En éste sentido, la cirugía mini-invasiva laparoscópica representa el mejor ejemplo de desarrollo tecnológico para asegurar los mejores resultados quirúrgicos, minimizando las complicaciones postoperatorias.

Cirugía del máximo esfuerzo para tumores de ovario en etapas avanzadas

Quimioterapia

La quimioterapia se administra actualmente por vía intravenosa pero, según los resultados de los recientes estudios, es muy probable que se administre por vía oral en los próximos años.

Actualmente, casi el 90% de las pacientes con un diagnóstico de cáncer de ovario necesitaran quimioterapia antes o después de la cirugía.

Al día de hoy, el tratamiento estándar consiste en la administración de 6 ciclos de carboplatino y paclitaxel por vía intravenosa. Cada ciclo está separado de 3 – 4 semanas.

Seguimiento.

El período de seguimiento oncológico se inicia tras el tratamiento inicial del cáncer. Su principal objetivo es detectar tempranamente una posible recurrencia de la enfermedad.

Más allá de adoptar las normas de seguimiento más efectivas, también prestamos especial atención e interés en mantener y aumentar el nivel de calidad de vida de nuestras pacientes y lograr una rápida y efectiva re-inserción en la vida cotidiana como antes del diagnóstico de su cáncer.

WhatsApp

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH