Cáncer ginecológico

¿Qué es el cáncer ginecológico?

El cáncer ginecológico es cualquier cáncer que se origina en los órganos reproductores de la mujer. Estos tipos de cáncer se identifican dependiendo de la parte del cuerpo donde se producen primero. Los cánceres ginecológicos se originan en distintos órganos reproductores ubicados en la zona pélvica, es decir, el área debajo del estómago y entre las caderas.

Tipos de cáncer ginecológico

  • El cáncer de cuello uterino se origina en el cuello del útero, que es la parte más baja y estrecha del órgano. (El útero también se conoce como la matriz.)
  • El cáncer de ovario se origina en los ovarios, ubicados uno a cada lado del útero.
  • El cáncer de útero se crea en el útero, órgano situado en la zona pélvica, donde se desarrolla el bebé cuando una mujer está embarazada.
  • El cáncer de vagina, el canal hueco ubicado entre la parte inferior del útero y el área externa del cuerpo.
  • El cáncer de vulva se origina en la vulva, la parte externa de los órganos genitales femeninos.

De todos los cánceres ginecológicos, solo el cáncer de cuello uterino tiene pruebas de detección que pueden identificar este cáncer en su etapa inicial, cuando el tratamiento puede ser más efectivo. Debido a que no existe una manera sencilla y confiable para detectar cánceres ginecológicos a excepción del cáncer de cuello uterino, es especialmente importante reconocer los signos de advertencia e informarse sobre lo que usted puede hacer para reducir su riesgo.

Ayuda paciente

La atención integral sobre la cual trabajamos hace que también colaboremos en sincronía con asociaciones de pacientes afectadas por cáncer ginecológico como la Asociación de Afectadas por Cáncer de Ovario (ASACO).

Además, colaboramos intensamente en campañas de difusión social del cáncer ginecológico destinados a dar vos al cáncer ginecológico y a concienciar a la población

Día mundial del cáncer de ovario

Marcha mundial Globeathon

Ayuda social y psicológica para las mujeres con cáncer

REIKi

Muchas de las enfermedades que actualmente padecen las personas son, en realidad, una combinación de problemas tanto orgánicos como desequilibrios de la mente y las emociones. Los tratamientos médicos tradicionales, buscan solucionar los problemas desde la perspectiva orgánica en sí misma, habiendo generado avances significativos en los últimos años. Sin embargo, una concepción integral de las personas con diferentes enfermedades tendría que incluir, por ejemplo, el control de las emociones y energías del cuerpo.

Es una técnica milenaria japonesa que desbloquea y reequilibra la energía, llegando al fondo del origen de una enfermedad. Además baja los niveles de ansiedad, pena, temor, inseguridad, soledad, pánico, etc. Sube progresivamente la energía vital interna, produciendo un reordenamiento celular y del sistema inmunológico (defensas del organismo), e incide en la natural mejoría del paciente. Se compone de tres fases: efecto paliativo a corto plazo al llegar a un estado de relajación profunda y bienestar; cambio en los patrones de conductas al sentirse bien con uno mismo y feliz; desaparición definitiva del síntoma o enfermedad al desaparecer totalmente el desbloqueo.

Es uno de los complementos ideales a los tratamientos médicos tradicionales de algunas enfermedades que padecen las mujeres como el cáncer, la endometriosis, el dolor pelviano crónico o ciertos trastornos del embarazo.

Grupos de auto-ayuda

Reunirse con personas que tienen el mismo tipo de enfermedad y compartir experiencias y sentimientos puede ser útil. Suelen generar encuentros semanales o mensuales que pueden realizarse en presencia física o, actualmente, on-line por medio de video-conferencias. Asimismo, cada vez más personas actualmente se inscriben a foros o a redes sociales para escribir y compartir mutuamente sus vivencias diarias con su enfermedad.

Actividad física

Mantenerse activa durante el tratamiento y después de su finalización es también fundamental. La actividad física libera hormonas (endorfinas) que mejoran el estado de ánimo y disminuyen la sensación de cansancio físico.

Tratamientos complementarios

El uso de tratamientos complementarios como la homeopatía, yoga, Tai-Chi, u otras representan otras estrategias muy importantes. Comúnmente suelen ayudar a las pacientes a controlar los momentos de ansiedad, a encontrar la razón de su propia existencia y afrontar la enfermedad con mayor integridad.

Abrir chat

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH