Miomas

¿Qué son los miomas?

Los miomas son formaciones redondeadas y sólidas de naturaleza benigna, también denominados tumores benignos o fibromas por su consistencia habitualmente dura y fibrosa. Los miomas se forman en la pared muscular del útero y se originan a partir de las fibras musculares, pueden ser únicos o múltiples y se generan a partir del estímulo hormonal. Por lo tanto, los miomas uterinos desaparecen tras la menopausia. Los miomas uterinos son muy frecuentes y pueden afectar hasta un 30 % de las mujeres entre 30 y 45 años.

¿Los miomas a quién afecta?

Los miomas son la tumoración benigna más frecuente en la mujer, con una incidencia cercana al 70%. La mayoría de ellas no presentan síntomas y lo común es que aparezcan varios miomas en la misma paciente.

¿Cuáles son las causas de los miomas uterinos?

En consecuencia, las causas de los miomas uterinos son genéticas o hereditarias, la acción de las hormonas sexuales, que acelera el crecimiento anormal de las células musculares del útero. De ahí que las mujeres jóvenes en edad reproductiva los padezcan con mayor frecuencia, en la niñez sean excepcionales y después de la menopausia, generalmente, se estabilicen o atrofien por ausencia de actividad hormonal. Los factores que influyen en la aparición de los miomas son:

  • Edad: Tener más 35-40 años.
  • Maternidad tardía: Estas mujeres padecen de problemas para quedar en embarazo durante un largo tiempo, a la propia acción hormonal ovárica sin quedar embarazadas.
  • Edad temprana de la primera regla (menarquia): Las mujeres que comienzan la menstruación muy jóvenes (entre los 9-10 años), y cuya posible aparición está ligada al mismo motivo, la sobreexposición hormonal.
  • Antecedentes familiares: Causas genéticas o hereditarias de los miomas en el útero.
  • Obesidad: Debido a que la grasa corporal femenina produce un sobreaporte de estrógenos que actúan en el crecimiento de estos tumores.
  • Influencia racial: Los miomas son más habituales en mujeres de pieles oscuras o afroamericanas.
  • Anticonceptivos orales: Tienen una cierta influencia en el desarrollo de los miomas, ya que las mujeres que toman anticoncepción hormonal pasan grandes periodos de tiempo sin quedar gestantes. Esta sobreexposición hormonal puede ser un factor facilitador en aquellas personas predispuestas a desarrollar miomas con el paso de los años.

Síntomas de los miomas

En su mayoría, las mujeres no tienen síntomas. Se detecta y diagnóstica por la revisión periódica ginecológica que deben realizarse las mujeres. Cuando aparecen síntomas, estos dependen del tamaño y del lugar donde esté situado el mioma y en líneas generales, pueden ocasionar:

  • Sangrado menstrual abundante: Sangrado anormal provocado por los miomas que están dentro de la cavidad uterina, que hacen que el sangrado menstrual sea abundante y duradero (menorragias) y el sangrado entre reglas (metrorragia). En ocasiones estos miomas tienden a ser expulsados provocando contracciones semejantes a las del parto, dilatando el cuello uterino con dolores intensos a lo que le denominamos mioma parido.
  • Sangrado uterino fuera de la regla
  • Dolor pelviano crónico: El dolor pélvico se origina tanto por la compresión que ejerce el mioma sobre órganos cercanos (intestino, vejiga etc) y así mismo por falta de riego sanguíneo en los miomas muy fibrosos y voluminosos.
  • Urgencia para orinar o defecar

¿Cómo se diagnostican los miomas uterinos?

El diagnóstico de los miomas uterinos se realiza mediante el examen físico y una ecografía ginecológica (abdominal y transvaginal) que detecta la situación y la cantidad de miomas, diagnostica más del 90% de los miomas. La resonancia nuclear magnética suele ser útil en casos seleccionados para diferenciar el número y la localización exacta. Visítanos, te ayudamos a detectar los miomas uterinos en nuestra clínica ginecológica en Valencia.

Tipos de miomas:

  1. Sub-serosos: Son los que crecen hacia afuera del útero. Suelen ser los de mayor tamaño pudiendo alcanzar, en raras ocasiones, hasta los 20 – 30 cm. Si bien la mayoría no suele causar síntomas, conforme van creciendo, pueden producir dificultad para la micción y/o defecación, o sensación de presión o malestar en la pelvis.
  2. Intra-murales: Son los que crecen dentro de la pared uterina. Suelen compartir muchas características de los miomas sub-serosos previamente mencionados. Sin embargo, el sangrado menstrual abundante suele ser uno de los síntomas clínicos más típicos para este tipo de miomas.
  3. Sub-mucosos: Son los que crecen hacia dentro de la cavidad uterina. En este caso, no suelen ser de gran tamaño (2-3 cm), pero pueden causar infertilidad o sangrado uterino fuera de la regla en algunas mujeres.

Mioma

¿Cuál es el tratamiento de los miomas uterinos?

El tratamiento de los miomas uterinos no suele ser necesario en la mayoría de las mujeres. Esto es debido a que, habitualmente, son de pequeño tamaño y no causan ningún tipo de síntoma. Sin embargo, el tratamiento del mioma uterino se debe contemplar en ciertos casos cuando los miomas son de gran tamaño, o causan alguno de los síntomas antes descritos.

El tratamiento de los miomas uterinos es muy variado y está en relación a:

  • El tamaño y localización
  • La severidad de síntomas que cause 
  • La presencia o no de enfermedades coexistentes que contraindiquen las opciones de tratamiento farmacológico, principalmente hormonales. 

A- Tratamiento farmacológico de los miomas (tratamiento conservador)

  • Tratamiento con analgésicos: en ciertos casos los miomas uterinos suelen provocar diferentes niveles de dolor o molestias a nivel pélvico que, de hecho, puede ser el motivo de consulta por el cual son diagnosticados. En caso de no presentar otro síntoma concomitante, y que el tamaño del mioma sea pequeño, se pueden indicar analgésicos para aliviar el dolor mientras se realiza un control evolutivo al cabo de unos meses para confirmar que el mioma no siga creciendo. 
  • Tratamiento con fármacos que controlen el sangrado: son fármacos específicos que se suelen administrar en mujeres con menstruaciones muy abundantes y sólo durante los días de mayor cantidad de pérdida menstrual. La efectividad es muy limitada pero puede ser una opción conservadora para el tratamiento de los miomas uterinos.
  • Tratamiento con anticonceptivos: El tratamiento hormonal de los miomas se utiliza desde hace mucho tiempo. Sin embargo, está principalmente indicado en aquellas mujeres que presentan sangrados muy abundantes con las menstruaciones debido a los miomas. Si bien es una estrategia terapéutica que no siempre funciona, se puede intentar antes de pasar a tratamientos más invasivos. 

Miomas Uterinos Dr Lucas Mining

El tratamiento hormonal puede ser administrado por diferentes vías. Tanto los anticonceptivos orales combinados (estrógenos y progesteronas) o la administración por vía local mediante un DIU hormonal (MIRENA) son las opciones más comúnmente utilizadas. 

  • Tratamiento con acetato de Urlipristal (Esmya ®): el tratamiento del mioma con Esmya ha sido ampliamente utilizado desde principios del año 2010 cuando se empezó a comercializar. La principal ventaja era la reducción del tamaño de los miomas durante la administración del medicamento. Al suspenderlo, sin embargo, el mioma volvía al tamaño original. Por esto, se utilizaba exclusivamente en aquellas pacientes donde ya se preveía una intervención quirúrgica para su extracción. Sin embargo, desde el mes de Julio de 2018, la asociación española del medicamento (AEM), a través del Comité europeo para la Evaluación de Riesgos en Fármaco-vigilancia (PRAC) han decidido restringir su uso debido a la elevada toxicidad hepática del fármaco.
  • Tratamiento con hormona liberadora de gonadotrofina (análogos de la GnRH: Decapeptil®): si bien éste tipo de medicación ha sido ampliamente utilizado en el pasado, hoy en día esta prácticamente en desuso. Esto es debido a los afectos adversos que ocasiona la menopausia transitoria durante la administración del medicamento por suprimir la producción de estrógenos. Además, tras la suspensión del mismo, el tamaño de los miomas vuelve a su tamaño original.   
  • Tratamiento de los miomas mediante su embolización: este tipo de alternativa terapéutica consiste en ocluir la arteria que lleva la sangre al mioma. Sin embargo, los estudios científicos al respecto han reportado casos de menopausia anticipada por ocluir también el flujo arterial de los ovarios. Así mismo, también se han observado problemas en la invasión placentaria al momento del potencial embarazo. Además, sólo podría ser utilizado en casos de mujeres con pocos miomas y de pequeño tamaño. 

 

B-Tratamiento quirúrgico de los miomas

El tratamiento quirúrgico del mioma debe plantearse solo en casos muy seleccionados donde ya no sea efectivo ningún tipo de tratamiento médico antes mencionado, o bien en caso de miomas muy sintomáticos que alteren significativamente la calidad de vida de las pacientes. 

La indicación para realizar una miomectomía depende de varios factores:

  • Los síntomas y su severidad
  • El tamaño de los miomas
  • Los deseos de futuras gestaciones
  • La edad de la paciente

¿Cuáles son las formas de tratamiento quirúrgico de los miomas? 

  1. Cirugía tradicional o abierta: la cirugía convencional se reserva, al día de hoy, sólo para aquellos casos en los cuales la paciente presenta grandes miomas (de más de 10 cm) donde la cirugía laparoscópica tendría más riesgos que beneficios.
  2. Cirugía mini-invasiva Laparoscópica: es la que utilizamos en casi todas las mujeres que necesitan una miomectomía. Así se puede reducir el dolor postoperatorio, reducir el tiempo de estancia hospitalaria, y acortar el tiempo de retorno a la vida cotidiana, más allá de mejorar el impacto estético en comparación con la cirugía convencional 

miomas uterinos

¿Se pueden prevenir los miomas?

Debido a la predisposición genético-hereditaria, aún no existen medidas preventivas muy calaras para evitar los miomas en el útero, aunque existen diversas formas que pueden ayudar a disminuir la incidencia de los miomas:

  • Practicar ejercicio físico.
  • Realizar una dieta equilibrada: evitar las dietas ricas en colesterol y azúcares refinados, ya que, al favorecer la obesidad, influyen en la producción de estrógenos encargados del crecimiento de estos tumores.
  • Intentar quedar embarazada antes de los 35 años: la maternidad, por razones de reposo hormonal ovárico, es un factor que disminuye y retrasa la aparición de los miomas.
  • Todo aquello que evite o disminuya la sobreexposición hormonal durante largos periodos de tiempo.
  • Realizar revisiones ginecológicas periódicamente, ya que el 70% de los miomas se detectan en la consulta ocasionalmente.

¿La histerectomía puede ser el tratamiento de los miomas?

La histerectomía o extirpación del útero se utiliza para tratar los miomas uterinos en mujeres que ya hayan cumplido con su expectativa de reproducción. En este caso, los miomas deben causar síntomas que alteren significativamente la calidad de vida de la paciente, o bien en aquellas mujeres con múltiples miomas y de gran tamaño. En nuestra experiencia, la necesidad de realizar una histerectomía en una mujer que aún desea hijos es extremadamente excepcional

¿Qué pasa si me diagnostican un mioma durante el embarazo?

El diagnóstico del mioma durante el embarazo suele generar diversos problemas en algunos casos. Dado que los miomas se suelen diagnosticar en mujeres jóvenes, es posible que el diagnóstico se realice durante el control ecográfico del embarazo. En dicho caso, es muy importante individualizar cada caso ya que la inmensa mayoría de las mismas no necesitan de ningún tratamiento y pueden cursar su embarazo sin mayores inconvenientes.

La inmensa mayoría de las mismas no necesitan de ningún tratamiento y pueden cursar su embarazo sin mayores inconvenientes.

De todas formas, dado que los miomas crecen por el estímulo de estrógenos, y que éstos están muy elevados durante el embarazo, es posible que los miomas tiendan a crecer conforme avanza el embarazo. Por ello, es fundamental que, de la misma forma que se controla el crecimiento del bebe, también se controle ecográficamente la evolución de los miomas durante el embarazo.

Miomas: preguntas frecuentes

¿Qué síntomas pueden causar los miomas?

  • Sangrado menstrual abundante
  • Sangrado uterino fuera de la regla
  • Dolor pelviano crónico
  • Urgencia para orinar o defecar

¿Cómo se diagnostican los miomas?

El diagnóstico de los miomas uterinos se realiza mediante el examen físico y una ecografía ginecológica. La resonancia nuclear magnética suele ser útil en casos seleccionados para diferenciar el número y la localización exacta.

Abrir chat

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH