La dieta y el estilo de vida pueden ayudar a reducir el riesgo de ciertos tipos de cánceres.

La dieta y el estilo de vida pueden ayudar a reducir el riesgo de ciertos tipos de cánceres, incluido el cáncer de ovario. Además, una dieta y un estilo de vida saludables también podrían ayudar a mejorar la calidad de vida general y las tasas de supervivencia en mujeres que ya hayan sido diagnosticadas de cáncer de ovario. Además, todo esto puede ayudar a tolerar mejor el tratamiento médico con quimioterapia, pero nunca, evidentemente, deben reemplazarlo.

¿Cómo llevar una dieta adecuada tras el diagnóstico de un cáncer de ovario?

Seguir una dieta rica en verduras, frutas y grasas saludables y baja en alimentos altamente procesados, puede desempeñar un papel fundamental en la reducción del riesgo de desarrollar un cáncer de ovario y mejorar ciertos resultados de salud en las personas tras el diagnóstico de la enfermedad.

Los profesionales, incluyendo al oncólogo y el dietista, puede brindar consejos más específicos sobre nutrición y estilo de vida en función de la salud general, y el pronóstico de cada paciente según el tipo específico de su enfermedad.

Aquí, se detallará el impacto de ciertos tipos de dietas sobre el cáncer de ovario, se darán las principales sugerencias en relación con los alimentos para incluir y evitar, así como los consejos nutricionales durante el tratamiento del cáncer de ovario.

¿Puede una determinada dieta ayudar a tratar el cáncer de ovario?

Según los datos de la evidencia científica disponible, los cambios en la dieta y el estilo de vida junto con el tratamiento médico, pueden ayudar a mejorar las tasas de supervivencia del cáncer de ovario.

Así, los estudios han asociado las dietas ricas en ciertos tipos de alimentos e ingredientes, como la leche entera, las grasas trans y los alimentos fritos, con un mayor riesgo de cáncer de ovario.

Los estudios científicos también sugieren que las dietas ricas en alimentos nutritivos, como verduras de hoja verde y vegetales, alimentos ricos en compuestos flavonoides y té verde pueden ayudar a proteger contra el cáncer de ovario en algunas personas. Algunos ejemplos de vegetales incluyen al ajo, cebollas, chalotes, y puerros.

Dietas específicas

Algunos estudios han demostrado que ciertos patrones dietéticos pueden ser útiles para reducir el riesgo de cáncer de ovario y mejorar los resultados oncológicos en las mujeres que ya han sido diagnosticadas de la enfermedad. Sin embargo, no existe una dieta específica que los profesionales puedan recomendar actualmente para las mujeres con cáncer de ovario.

Un estudio reciente ha vinculado las dietas ricas en alimentos vegetales con alto contenido en fibra y bajas en alimentos ultraprocesados y grasas saturadas con un menor riesgo de cáncer en general. Además, ciertos hábitos dietéticos pueden mejorar la eficacia de la quimioterapia y reducir el riesgo de complicaciones a largo plazo en personas con cáncer.

Sin embargo, es también importante mencionar que establecer la relación específica entre los tipos de dietas y el riesgo de cáncer es compleja. En este sentido, los investigadores deben realizar más estudios para comprender con mayor exactitud cómo la dieta afecta el riesgo de cáncer de ovario.

La evidencia científica disponible hasta el momento, sugiere las siguientes recomendaciones dietéticas:

  • Comer una dieta rica en verduras de hoja verde
  • Incorporar más verduras en la dieta
  • Comer pescado
  • Beber té verde
  • Evitar la leche entera y elegir leches alternativas bajas en grasa
  • Incluir más calcio y vitamina D en la dieta.

¿Puede una determinada dieta ayudar a prevenir el cáncer de ovario?

Ciertas dietas, incluidas las basadas en plantas y las ricas en verduras crucíferas, pueden reducir el riesgo de cáncer de ovario en algunas personas.

Vegetales crucíferos

Una dieta rica en verduras crucíferas puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de ovario en algunas personas. Según Un estudio de 2018 en el que participaron 675 mujeres con cáncer de ovario y 1275 mujeres sin la afección, observó una conexión entre una alta ingesta de vegetales crucíferos, particularmente coliflor cocida y verduras, y un menor riesgo de cáncer de ovario.

Los participantes del estudio que comieron la mayor cantidad de verduras crucíferas tenían el menor riesgo de desarrollar la enfermedad. El riesgo también pareció disminuir con cada 10 porciones de vegetales crucíferos por mes.

Las verduras crucíferas contienen grandes cantidades de ciertos fitoquímicos, llamados glucosinolatos. Al picar, cocinar y masticar verduras crucíferas, los glucosinolatos se descomponen en isotiocianatos.

Según el estudio, estos compuestos tienen propiedades anticancerígenas y pueden afectar el metabolismo de los carcinógenos, obstaculizar la tumorigénesis, suprimir los mediadores inflamatorios, activar las defensas inmunitarias, por ejemplo.

Beneficios de una dieta a base de plantas

Las dietas a base de plantas se basa en hábitos dietéticos ricos en alimentos vegetales y bajos en alimentos de origen animal, incluida la carne y los lácteos.

Es probable que cualquier patrón dietético basado en alimentos vegetales ricos en nutrientes, como verduras, frutas, frijoles, nueces y semillas, y restrinja los alimentos altamente procesados, reduzca el riesgo de enfermedades, incluido el cáncer.

Las pautas de la American Cancer Society (ACS) establecen que los beneficios contra el cáncer de las dietas a base de plantas pueden deberse a:

  • Niveles más bajos de inflamación
  • Una mejor respuesta a la insulina
  • Menos daño oxidativo del ADN
  • Niveles más altos de bacterias útiles en el intestino

Alto contenido en calcio, y bajo en lactosa

Un estudio de 2020, investigó los efectos de los productos lácteos, el calcio y la vitamina D en personas con cáncer de ovario. Los investigadores observaron una asociación entre una mayor ingesta de leche entera y un mayor riesgo de cáncer de ovario. Los autores también han observado que consumir más leche baja en grasa, vitamina D y calcio podría reducir el riesgo de la enfermedad.

Pautas dietéticas para la prevención general del cáncer

La ACS recomienda la siguiente dieta, que podría promover la prevención general del cáncer:

Estimular la ingesta de:

  • Alimentos ricos en nutrientes que ayudan a alcanzar o mantener un peso corporal moderado
  • Una variedad de verduras coloridas, incluidas verduras rojas, naranjas y verde oscuro
  • Legumbres, como frijoles y guisantes, que son ricas en fibra
    frutas enteras en una variedad de colores
  • Cereales integrales

 

Limitar o evitar la ingesta de:

  • Carne roja
  • Carne procesada
  • Bebidas que contienen azúcar refinada
  • Alimentos altamente procesados
  • Productos de grano refinado

Consideraciones para problemas digestivos

Si el cáncer de ovario y su tratamiento están causando problemas digestivos que afectan la forma en que una persona come y bebe, es posible que desee considerar los siguientes consejos:

  • Distensión e hinchazón: intentar tomar batidos, comer bocadillos ricos en calorías y hacer comidas más pequeñas con más frecuencia para evitar la hinchazón. Además, beber té de menta o manzanilla puede ayudar a aliviar los gases y el dolor de estómago.
  • Indigestión: intentar tomar antiácidos de venta libre, comer 2 horas antes de acostarse y comer sólo cuando esté sentado en posición vertical.
  • Estreñimiento: Beber muchos líquidos, comer muchas frutas y verduras y hacer ejercicio suave con regularidad.
  • Diarrea: Reemplazar los líquidos perdidos, comer comidas más pequeñas, evitar los alimentos fritos y picantes y tomarse un tiempo para descansar.
  • Obstrucción intestinal: las personas pueden discutir las opciones con un equipo de atención médica, pero el tratamiento puede incluir el beber muchos líquidos, llevar una dieta fácilmente digerible y tomar laxantes.
  • Pérdida del apetito: comer porciones pequeñas de batidos ricos en proteínas con más frecuencia, puede ayudar a una persona que está experimentando una pérdida de apetito.
  • Náuseas: las personas pueden comer comidas más pequeñas con más frecuencia. Podrían optar por comidas de fácil digestión, como sopas.

En conclusión, la dieta puede tener un impacto en la prevención y el tratamiento del cáncer de ovario. Las dietas a base de verduras crucíferas, frutas, fibra, soja y ácidos grasos omega-3 pueden ser beneficiosas.

Por el contrario, una dieta rica en carnes rojas, alimentos altamente procesados y azúcar refinada puede conducir a peores resultados.

Las personas que tienen cáncer de ovario deben consultar a un equipo médico, incluido un oncólogo y un dietista, para obtener recomendaciones dietéticas específicas.

About the Author :

Leave a Comment

Abrir chat

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH