Infertilidad y ginecoéstica

Esterilidad en la pareja

Los términos de esterilidad e infertilidad se parecen mucho, pero su significado es muy diferente.

La esterilidad es la incapacidad de conseguir un embarazo. En cambio, la infertilidad es la incapacidad de culminar un embarazo en un recién nacido vivo, siendo parejas que, por ejemplo, pueden tener 1 o más abortos consecutivos.

Tanto la esterilidad como la infertilidad pueden ser primarias o secundarias, basándose esta definición en si han logrado o no un embarazo anteriormente.

La causa de las mismas pueden ser femeninas, masculinas o mixtas. En algunos casos, existe lo que se llama esterilidad matrimonial de causa desconocida, cuando no logran identificarse las causas por lo que algunas parejas no pueden concebir. Cabe destacar que la especie humana presenta una tasa de embarazo baja, que ronda el 13 al 18%.

¿Qué factores pueden influir en la esterilidad/infertilidad?

Las causas de esterilidad pueden ser femeninas, masculinas o mixtas. Las femeninas comportan alrededor de 30% de los casos, las masculinas otros 30%, las mixtas un 20% y las de causa desconocida otro 20%.

Dentro de los factores femeninos podemos encontrar:

  • La edad materna: es una de las principales causas hoy en día ya que las mujeres tienden a postergar la maternidad. Las fertilidad femenina tiende a disminuir a partir de los 35 años, siendo la posibilidad de embarazo después de los 40 años del 10%.
  • Trastornos hormonales: hay varios trastornos hormonales que pueden alterar el ciclo sexual femenino, como el hiper o hipotiroidismo, la hiperprolactinemia y los trastornos de eje sexual femenino (anovulación, síndrome del ovario poliquistico, etc.)
  • Alteraciones anatómicas: malformaciones del útero, alteración de la permeabilidad de las trompas por diferentes causas (infecciones pélvicas, peritonitis, etc.)
  • Endometriosis
  • Miomatosis uterina y adenomiosis
  • Alteraciones genéticas
  • Consumo de tóxicos
  • Obesidad
  • Enfermedades crónicas: cáncer, depresión, trombofilias, etc

Los factores masculinos incluyen:

  • Alteraciones en la calidad/cantidad de los esperamtozoides: están dadas por causas inherentes a la producción de hormonas, alteraciones genéticas, varicocele, infecciones testiculares, cáncer testicular, insuficiencia renal o hepática, falta de descenso de los testículos, excesivo calor, traumatismos.
  • Obstrucción de la vía seminal: pueden ser de causas congénitas o adquiridas como la vasectomía.
  • Alteraciones en la erección y eyaculación.
  • Consumo de tóxicos y radiación.

¿Qué tipo de tratamientos existen?

Existen varios tipos de tratamientos, según los resultados de los estudios de cada pareja. Existen tratamientos para parejas de mujeres, mujeres sin pareja y parejas heterosexuales.

  • Inseminación artificial: con semen del cónyuge o de donante
  • Fecundación in vitro
  • Microinyección espermática
  • Ovodonacion
  • Técnica ROPA: recepción de ovocitos de pareja en caso de parejas de mujeres
  • Adopción de embriones o recepción de embriones

(links a videos en cada uno de los casos)

¿si quiero postergar mi maternidad puedo hacerlo?

Si una mujer no tiene claro si quiere ser madre en el corto plazo es aconsejable vitrificar óvulos. La vitrificación es una técnica mediante la cual se congelan y conservan los óvulos recuperados por el tiempo que sea necesario hasta que decida ser madre. Se aconseja la vitrificiación en mujeres menores de 35 años, aunque la edad puede extenderse hasta los 38 años en contados casos.

¿Es aconsejable vitrificar óvulos si tengo que realizarme alguna cirugía pélvica o ser sometida a tratamiento de quimioterapia?

Es muy aconsejable preservar la fertilidad ya que existen numerosos tratamientos, como las cirugías de ovario, quimioterapia o radioterapia, que tienen un efecto negativo sobre la reserva ovárica y, por ende, en la tasa de fertilidad a futuro. Si este fuera su caso, consúltelo. Puede remitirse a su ginecólogo o a un centro de fertilidad para asesoramiento de su caso en particular.

 

Preguntas frecuentes

¿En qué consiste el estudio de infertilidad/esterilidad?

En casos de dificultad para concebir deben estudiarse a los dos miembros de la pareja sin excepciones. En el caso de la mujer, está estipulado realizar un análisis de sangr que comprende, entre otras cosas, un estudio hormonal, una ecografía transvaginal para realizar recuento de folículos y de morfología uterina y una histerosalpingografía para comprobar la permeabilidad de las trompas. En el caso de los hombre, se realizará un seminograma y un análisis de sangre. Cabe destacar que, según el problema que se presente, pueden pedirse otros estudios particulares para cada pareja como, por ejemplo, cariotipo, estudio de trombofilias, etc.

¿Cuándo tengo que hacer una consulta de fertilidad?

Se estima que el 85% de las parejas que tienen una buena frecuencia de relaciones sexuales (3 veces/semana) se embaraza durante el primer año de búsqueda. Sin embargo, pasado este tiempo, es aconsejable realizar una consulta. Si hay que ser estrictos, en las parejas en las cuales la mujer presenta menos de 35 años puede esperar un año antes de realizar la primera consulta. En parejas en las cuales la mujer tiene más de 35 años es aconsejable adelantar esa consulta a los 6 meses de búsqueda sin embarazo. Esto es debido a que la fertilidad de las mujeres desciende de forma importante a partir de los 35 años, ya que los óvulos disminuyen en cantidad y calidad. De todas formas, esto debe ser totalmente flexible y, en muchos casos, el sólo hecho de consultar ayuda a planificar y aclarar dudas con respecto a la reproducción.

 

Open chat

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH