Revisión Ginecológica

Revisión Ginecológica

¿Cuál es la finalidad del control ginecológico?

Toda mujer debería realizar un control ginecológico cada 2-3 años.  Consiste en la valoración de la salud general de la mujer, realizando los controles pertinentes según las distintas edades de la mujer. Cada mujer simboliza una realidad distinta y, por ende, requieren una atención especial para cada situación en particular. El fundamento del control ginecológico es:

  • La prevención y detección temprana de lesiones pre-malignas, del cáncer ginecológico
  • La planificación y control del embarazo
  • Instruir sobre la salud sexual y reproductiva responsable
  • Detectar y tratar las alteraciones menstruales, las alteraciones referidas a la menopausia
  • Prevención y tratamiento de la osteoporosis,
  • Tratamiento de enfermedades específicas como por ejemplo la endometriosis, los miomas uterinos y los quistes de ovario

¿En qué consiste las visitas ginecológicas?

Cuando una mujer acude a la primera visita con su ginecólogo, éste realizará una detallada historia clínica, averiguando antecedentes personales y familiares, antecedentes ginecológicos y obstétricos para conocer mejor a la paciente. Luego, en caso de ser necesario, se realiza un examen físico con las consiguientes pruebas complementarias para completar la visita:

1- Examen físico: se realizará una exploración visual de la vulva. Posteriormente, se procede al tacto vaginal bimanual para valorar la elasticidad de la vulva, la superficie y consistencia del cuello del útero y la palpación del útero y los ovarios en busca de alteraciones pertinentes a dichos órganos.

2- Citología cervical: esta prueba es la prueba de cribado que se realiza mediante la obtención de células del cuello uterino y la vagina con una espátula, previa colocación de un espéculo vaginal. Es una prueba que debe realizarse periódicamente ya que ayuda a la detección de lesiones premalignas de vagina y cérvix, así como la detección precoz del cáncer de cuello uterino y vagina. La muestra obtenida se envía para su lectura al patólogo quien remitirá, a su vez, los resultados al ginecólogo.

3- Ecografía ginecológica: es una prueba de ultrasonido que se realiza mediante una sonda por vía vaginal. En algunos casos, la ecografía se realizará por vía abdominal.  Es una prueba que permite valorar los órganos genitales internos, como el útero y los ovarios, con el objetivo de detectar patologías que pueden afectar el útero, el endometrio o los ovarios.

4- Mamografía/ecografía de mama: la mamografía es el único método de cribado aprobado para la detección precoz. Generalmente, se pide junto con una ecografía mamaria que la complementa, pero de ninguna manera la sustituye. Se aconseja realizar una primera mamografía a los 40 años. Esta recomendación puede cambiar en aquellas mujeres que tengan antecedentes directos de cáncer de mama en familiares menores de 40 años o en algún hombre de la familia.

5-Densitometría mineral ósea: la densitometría es un estudio que valora el nivel de osificación los huesos que puede ser variable entre una osteopenia u osteoporosis. Generalmente, se pide a los 10 años del inicio de la menopausia, pero han de valorarse diferente factores de riesgo y, si se verifican, habrá que realizarla antes.

¿Cada cuánto tiempo se debe realizar un control ginecológico?

Lo ideal sería realizar una visita al ginecólogo cada 2-3 años para valorar distintos parámetros que pueden cambiar a lo largo del tiempo. De todas formas, la situación individual de cada mujer necesita un enfoque único para valorar su estado particular de salud.

¿Cuándo debo comenzar a realizar las visitas?

No hay una edad específica para comenzar las visitas con el ginecólogo. Cada etapa de la vida de la mujer puede presentar problemas diferentes y específicos que requieran de una atención especializada, desde la adolescencia hasta la menopausia. Lo ideal es que, a menos que se presente alguna situación particular que requiera de un diagnóstico o tratamiento específico a temprana edad, el primer contacto con el ginecólogo sea en la adolescencia. Este período suele ser muy importante para dar la correcta información sobre los cambios en el cuerpo de una mujer, el ciclo menstrual y las alteraciones en los patrones de sangrado, así como educar a las mujeres adolescentes sobre la salud sexual y reproductiva responsable, y los diferentes métodos anticonceptivos.

Preguntas frecuentes

¿Cada cuánto tiempo debo visitar a mi ginecólogo?

Lo ideal sería realizar una visita anual para valorar distintos parámetros que pueden cambiar a lo largo del tiempo. Cada mujer necesita un enfoque único para valorar su salud.

¿Cuándo debo comenzar a realizar las visitas?

No hay edad para comenzar las visitas con el ginecólogo, ya que podemos recibir pacientes en edad pediátrica, adolescentes, mujeres en edad fértil y mujeres en menopausia. Cada edad se presenta con problemáticas diferentes que muchas veces no puede ser resueltas por otros especialistas como los pediatras o los médicos clínicos/de familia. Lo ideal es que, a menos que se presente alguna situación particular que requiera de un diagnóstico o tratamiento a temprana edad, el primer contacto con el ginecólogo sea en la adolescencia. Este período suele ser crucial para dar la correcta información sobre los cambios en el cuerpo de una mujer, el ciclo menstrual y las alteraciones en los patrones de sangrado, así como educar a las mujeres adolescentes sobre la salud sexual y reproductiva responsable. (LINK)
Recuerda siempre que la prevención es la mejor arma que tenemos para cuidar de nuestra salud.

WhatsApp

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH