Ecografía Ginecológica

Ecografía Ginecológica

La ecografía ginecológica es una prueba de imagen que utiliza los ultrasonidos para generar las imágenes.  Es una de las pruebas diagnósticas más utilizadas en ginecología y se utiliza para examinar y caracterizar los órganos genitales internos (el útero, el endometrio y los ovarios), así como el control del desarrollo y crecimiento de un feto. Generalmente, se realiza por vía vaginal ya que la precisión para la detección de patologías que afectan estos órganos es mayor.  En pacientes que no han tenido relaciones sexuales puede realizarse por vía abdominal.

ECO--Enfermedades--Control ginecológico------ y dentro de ecografía ginecologica

Preguntas frecuentes

¿Cómo se realiza una ecografía ginecológica?

La paciente se acomoda sobre la camilla de exploración de la misma forma que para realizar una citología cervical durante el control ginecológico. Se introduce una sonda, llamada transductor, dentro de la vagina, cubierto con un preservativo o condón y gel al agua. El transductor emite unas vibraciones mecánicas (ondas de ultrasonidos) a los órganos, y éstos reflejan el eco que es captado nuevamente por la sonda y es procesado por un ordenador que los traduce en imágenes.  Por ende, es un examen seguro y que carece de radiación. Es por ese motivo que es el estudio más utilizado en las mujeres embarazadas para el control de desarrollo y crecimiento de los fetos.

¿Cómo debo prepararme para una ecografía?

Para realizar una ecografía vaginal es necesario que la vejiga esté vacía. En cambio, si se realiza una ecografía por vía abdominal es necesario que la vejiga esté llena. En este último caso, la vejiga actúa como una ventana a través de la cual se puede observar el útero y los ovarios.

¿Qué se siente durante una ecografía transvaginal?

El examen ecográfico es indoloro. Algunas pacientes pueden experimentar incomodidad al realizar el estudio por la presión que a veces se debe ejercer con la sonda vaginal.

¿Cuáles son las indicaciones para realizar una ecografía?

Las indicaciones son muy variadas: desde un simple seguimiento anual hasta el diagnóstico y seguimiento de diferentes patologías, ya sean benignas o malignas como, por ejemplo:

  • Seguimientos de miomas uterinos, quistes ováricos
  • Sangrado vaginal anormal y alteraciones menstruales
  • Infertilidad
  • Dolor pélvico
  • Diagnóstico y seguimiento de embarazo

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH